Navegando Categoría

Consejos

Consejos

Las tradiciones de novia que no pueden faltar en tu boda

10 febrero, 2020

Si nos parásemos a pensar diariamente, pero sobre todo en los momentos importantes, nos daríamos cuenta de la necesidad que tenemos de repetir usos, costumbres o acciones que nos generan una tranquilidad inconsciente.

Por supuesto, esta misma tendencia el día de nuestra boda no puede ser menos, porque todo lo que conocemos o hemos oído que es necesario hacer, lo acabamos integrando en ese día que preparamos concienzudamente y con esmero durante mucho tiempo. Tiempo que a nosotras nos ha llevado a preguntarnos:

¿Por qué seguimos las tradiciones de novia?

Civilización tras civilización se ha ido naturalizando la unión entre dos personas, mientras que los egipcios entendían este vínculo como una decisión de amor entre iguales, los griegos, los romanos y los pueblos del medievo lo interpretaban desde un ángulo más contractual y mercantil, donde se pasaba la propiedad de un padre sobre su hija a un esposo sobre su mujer.

Aunque ahora han cambiado mucho las cosas y los matrimonios hoy en día son una fiesta en la que se reivindica el amor de una forma cada vez más original e innovadora, algunas de las premisas que una novia sigue al pie de la letra encuentran su fundamento en un momento histórico pasado.

Estamos hablando del consejo que a todas nos han dado o nos darán el día de nuestra boda; “

“Querida, debes llevar algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul”.

El chute de energía que te produce comprarte algo que ansiabas desde hace mucho tiempo no se puede comparar. La simbología de las cosas nuevas es clara, puesto que reflejan un cambio en el presente para algo futuro que queremos. A punto de decir Sí quiero al hombre/mujer de nuestra vida, transmitimos con nuestras palabras el compromiso de crear una vida nueva en común. Por eso, la finalidad de algo nuevo, no es ni más ni menos que la de reflejar la buena suerte y el futuro prometedor que los nuevos cónyuges tienen por delante.

Aunque cada vez son más los accesorios y prendas que vamos añadiendo a nuestro outfit marital, normalmente lo nuevo será el vestido que adquiriremos para sentirnos bellas y especiales.

En cambio, la sensación que experimentamos al entrar en el desván y desempolvar antiguas reliquias o viendo fotografías familiares, es algo inexplicable que no tiene nada que ver con comprarnos algo nuevo puesto que lo primero nos hace rememorar nuestros orígenes. Nos casamos y queremos crear una nueva vida independiente, pero nunca podemos olvidar quienes hemos sido y quienes nos han ayudado a serlo.

Llevar algo viejo representa los lazos familiares, por lo que normalmente introducimos en el look nupcial alguna joya antigua que pertenezca a algún familiar o que lleve unido un fuerte valor sentimental.

 

Nos encanta dejar, pero aún nos gusta más que nos presten cosas.

Se piensa que esta tradición deriva porque antiguamente se creía que si llevabas algo de alguien que gozaba de un matrimonio feliz atraerías la felicidad al tuyo. Hoy en día, entendemos que algo prestado está relacionado con la amistad, alguien especial nos dejará una prenda como un par de pendientes o un broche que simbolizan la unión entre ambas.

Tu mejor amiga aquella con la que compartías la ropa los fines de semana, te obsequia con un objeto que en su momento era unión y confianza para traducirse el día de tu boda en prosperidad matrimonial.

Por último, la importancia de llevar algo azul. En la psicología de los colores el azul es símbolo de fidelidad, trasmite tranquilidad y seguridad, a la vez que tradicionalmente siempre se ha vinculado al agua y en el cristianismo a la Virgen María.

Puedes introducir una liga azul aprovechando la metáfora de la fidelidad si eres más convencional o si por el contrario eres más atrevida, el complemento ideal puede ser tu ramo o un par de zapatos azul eléctrico.

Y de esta forma tan sutil, integramos aspectos que nos tranquilizan inconscientemente tal y como adelantábamos al principio, como son; la familia, el nuevo vínculo que vamos a crear, nuestras amistades y un compromiso fiel con la otra persona.

Mensajes en forma de tradiciones que nos hacen un poco más felices el día de nuestra boda.

Consejos

Adiós a las bodas “Do it Yourself”

29 octubre, 2019
Bodas do it yourself

Los tiempos cambian, las tendencias también y junto a ellos la organización de una boda o de un evento especial también varía. Si bien hace unos años, las bodas organizadas por una misma en la que el estilo “do it yourself” se veía fortalecido, en la actualidad esta tendencia ha decaído y son las wedding planner quiénes han tomado el mando de la organización, decoración y planning de la boda. 

El DIY pasa de moda

Con esto no quiero decir que no esté bonito todo lo que puedas hacer con tus propias manos en tu boda, pero sí que es cierto que si en el pasado hubo una corriente gigante en la que muchas novias se animaron a preparar detalles, decoración, etc. de forma artesanal, actualmente esta tendencia ya no tiene tanta fuerza, y se requiere de una especialización y conocimiento previo para crear los ambientes más maravillosos y conjuntados en una celebración tan especial.

Tanto restaurantes, weddings planners, fincas, floristerias, etc. se han especializado en su trabajo y han mejorado enormemente su trabajo para que todas y cada una de las piezas que forman parte de una boda encajen a la perfección, es decir, no ha lugar alguno a la improvisación.

La magia del estilo Do It Yourself

A pesar de que esta corriente ya no está tan de moda, no puedo perder la oportunidad de otorgarle un merecido homenaje, ya que en parte, esta corriente revolucionó el mundo de las bodas, e inspiró a muchas novias y novios ha participar de forma activa en su boda, ha no conformarse con lo establecido simplemente por tradición, y a buscar el estilo de boda que verdaderamente querían tener y con el que de verdad se sintieran identificados.

Este post es un guiño a toda esa tendencia de hacer cosas por ti mism@, ha preparar con mucho mimo y dedicación uno de los días más importantes de vuestra vida, y a organizar y preparar juntos cada detalle de este día tan especial.

Mi recomendación no cabe duda, guardar un pequeño detalle hecho desde de vuestro corazón para sorprender a vuestros invitados, os aseguro que esa será una de las cosas que más recuerden cada uno de ellos.

 

Consejos

10 tips para no perder los nervios en tu boda

21 octubre, 2019

¡Os casáis! Es un momento inolvidable y maravilloso, así que no debéis de perder los nervios. Parece un poco exagerado lo que digo, pero si alguien que ya ha pasado por esto me está leyendo en este preciso momento, sabrá que “perder los nervios” es algo de lo más habitual, sobre todo por parte de la novia.

No quiero que me entendáis mal, yo también fui novia y perdí los nervios. Ellos están hechos de otra pasta, no sufren por que todo salga perfecto, no se desviven hasta el final por conseguir lograr cada detalle, ellos por el contrario, aceptan las cosas tal y como son, y en este caso más de una debería aprender un poco sobre esta filosofía.

Pues nada chicas manos a la obra, este post va dedicado a todas vosotras, a todas las que próximamente diréis vuestro “Sí, quiero” y no queréis volveros locas en el intento. Os merecéis disfrutar al 100% del que será uno de los días más importantes de vuestras vidas.

Al lío:

Decidir vosotros dónde, cómo y cuándo será vuestra boda. No hagáis caso en ningún caso a las opiniones externas que siempre estarán ahí para recordaros lo que ellos harían o dejarían de hacer.

Rodearos en Petit Comité de aquellas personas que os aporten emociones positivas. Tener personas de confianza en las que apoyaros, desahogaros, y con las que contar para ayudaros a organizar algún que otro preparativo de la boda, os hará vivir momentos maravillosos disfrutando de vuestra boda desde el minuto cero.

No os embarquéis en una boda que no podáis afrontar. Quiero decir con esto… las comparaciones son odiosas, y vuestra boda será bonita porque vuestro amor es bonito, sea como sea vuestra celebración. No hay que meterse en bancales económicos de los que no se pueda salir.

Haz en tu boda lo que realmente quieras hacer. Nada es absurdo, nada es una tontería, NADA. Todo lo que te apetezca que esté en tu boda valdrá la pena hacerlo, porque te identifica a ti, a él, y a vuestra pareja. No dejes que nadie te haga sentir que quieres hacer tonterías en tu boda.

Se fiel a ti misma. Las inseguridades durante la organización de una boda son más que habituales. Debes asumirlas, pero en ningún caso debes dejarte vencer por ellas. En cualquier caso, lo primordial es tener la seguridad de que todo lo que haces, lo haces con mucho mimo y dedicación para todos los asistentes a vuestro enlace.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
 Cuando se comienza a preparar una boda parece que no pasen los días y el tiempo se convierta en infinito, te relajas y piensas, “uff… es pronto todavía, en unos meses comienzo a hacerlo”. ERROR, todo lo que puedas hacer cuanto antes te servirá para ahorrar mucho tiempo durante los meses cercanos a la boda, y te liberará de una ansiedad tremenda.

Relativiza y da a cada cosa la importancia que merece. Nos ahogamos en un vaso de agua, eso es natural, pero justo en ese instante es cuando debes respirar y decirte a ti misma: ¿realmente es tan importante?. Nada lo es, así que no te dejes llevar por ese mar de ansia.

Debes ser resolutiva. Si algo va en una misma línea y por algún motivo externo o interno debe de modificarse, no te regocijes en pensar porque ha salido mal, todo lo contrario, pasa página y busca la manera de arreglar la situación o lo que sea, e incluso mejorarlo, ¿por qué no?

Juntos frente al mundo. Si tanto tú como tu pareja permanecéis unidos durante la organización de vuestra boda, podéis estar seguros de que todo será un éxito. Las redencillas preboda son muy normales, pero no os dejéis llevar por ellas. Si os apoyáis el uno al otro, y conseguís afrontar cada situación unidos, el 90 % del camino estará hecho.

Disfrutar al 100%. Olvídate de todo una semana antes de la boda. Ese ya no es momento de organizar nada, es momento de darlo todo y comenzar a disfrutar del momento, de la gente que quieres, y de lo feliz que eres. ¡Olvídate y a disfrutar al 100% del que será uno de los momentos más maravillosos de tu vida! No he querido daros la chapa, pero quiero que seáis conscientes de todo esto, y que no permitáis que los mismos nervios puedan hacer que seamos las principales encargadas de boicotear nuestra boda.

¡ A ser felices y comer muchas perdices!